DIARIO EVANGÉLICO DIGITAL «BEREA»

¿Llevaba Jesús ropa de diseño?

 

 

Jueves 19 de Noviembre del 2009
Iglesia
Bandera  de Ghana Ghana

ACCRA, Ghana (Protestante Digital) J. Kwabena Asamoah-Gyadu analiza a los promotores de la teología de la prosperidad y ofrece un balance teológico adecuado y equilibrado. Nos recuerda que el evangelio de Jesús no glorifica ni la pobreza ni la prosperidad, sino que nos dirige a la liberación, el perdón, la gracia y la restauración. Una respuesta al artículo de Christ Wright “Todo el Evangelio, toda la Iglesia, todo el mundo”.

El espectacular crecimiento del cristianismo “no-occidental” en África se debe al florecimiento de las Nuevas Iglesias Pentecostales (NIP). La juventud urbana y elitista del continente se siente atraída por esa alabanza dinámica, expresiva y exuberante. ¿Pero qué es lo que explica la búsqueda en las NIP de riqueza, poder y éxito? ¿Por qué el evangelio de la prosperidad, importado de occidente, ha encontrado tierra fértil en África?(1)

Esta explosión de materialismo al estilo occidental, explica el profesor de Ghana, Kwabena Asamoah-Gyadu, encuentra eco en la religión tribal. De acuerdo con el pensamiento tradicional, el rito de ofrecer oraciones y diezmos ata a las fuerzas del diablo. A cambio, aquel que hace estas ofrendas, puede esperar “bendiciones” tangibles.

Pero, este pensamiento, ¿en qué lugar deja a los pobres de las zonas rurales, a las personas que sufren y a los marginados? ¿Cómo pueden soportar el fracaso, dolor y decepción que se multiplican por todo el continente? ¿Cómo enfretar estas ideas con el precio que debe pagar en su vida quien quiere ser un auténtico discípulo de Jesús?

Asamoah-Gyadu nos ofrece ejemplos de la interpretación bíblica que hacen los promotores de la prosperidad y que ocasiona serios problemas teológicos, y ofrece puntos de referencia para un balance adecuado y equilibrado. Nos recuerda que el evangelio de Jesús no glorifica ni la pobreza ni la prosperidad, sino que nos dirige a la liberación, el perdón, la gracia y la restauración.

Para miles de creyentes en Ghana, La “hora de Jericó” es el lugar donde estar si buscas una gran prosperidad. Fundada en 1998, esta reunión de oración (cuyo eslogan es, “tus grandes problemas esperan grandes soluciones”) está dirigida por el arzobispo Nicholas Duncan-Williams de Action Chapel International en la Catedral de Oración en Accra. Tres millones de personas recorren el camino hacia esta catedral los jueves por la mañana, y allí les animan a orar por lograr grandes avances y oportunidades para sus negocios, empleo, viajes internacionales, dinero para construir casas y comprar coches, encontrar una esposa o tener un hijo. Y cuando hay alguna experiencia de estancamiento o retroceso, se pide que aquellos que son responsables espiritualmente de esta situación de estancamiento reciban su merecido.

Cuando fue fundada por Duncan-Williams en 1979 como “Christian Action Faith Ministry Internacional” esta iglesia fue la primera de un gran conjunto de iglesias Pentecostales que han surgido en Ghana y en toda África. El mentor africano fue Benson Idahosa de Nigeria, quien, antes de morir a finales de 1990, se concedió a sí mismo los títulos de “Profesor” y “Arzobispo”. La transición personal de Duncan-Williams de “pastor” a “Rev. Dr.” a “obispo” y ahora “arzobispo” refleja su influencia creciente; pero también estos ascensos en su posición o estatus social han de ser intrerpretados como querer escenificar en su propia persona las bendiciones que promete en sus predicaciones a todos aquellos que comparten su forma de entender la fe.

Los logros de Duncan-Williams no son solo títulos. A pesar de que sus 26 años de matrimonio acabaran en divorcio en el año 2005 después de muchos esfuerzos, hechos públicos, para lograr la reconciliación por parte del pastor americano T. D. Jakes, en 2008 se casó de nuevo con una prominente y rica afro-americana diplomada, convertida en empresaria. Su estilo de vida, incluyendo una lujosa casa en Accra, no tendría nada de excepcional en los Estados Unidos, pero en Ghana el derroche público de riquezas es algo exclusivo de la clase política, que consiguen este éxito material robando del dinero público. Además los rumores continuos de dominio público sobre el origen de esta riqueza de Duncan-Williams es inevitable.

LAS MARCAS DE FE

Las nuevas iglesias pentecostales (NIP) de África enfatizan la prosperidad de todo tipo. La riqueza, la salud, los logros, y el éxito constante en los negocios se codician, se valoran mucho y se muestran públicamente como signos del favor de Dios. En este nuevo cristianismo, éxito y riqueza son las únicas marcas genuinas de fe.

No es un movimiento al que le falte apoyo de algunos pasajes bíblicos seleccionados con este fin, al igual que otros movimientos cristianos en el mundo tienes sus versículos favoritos. Los predicadores de la prosperidad votan por 3 Juan 2: “Amado, anhelo que en todas las cosas seas prosperado y tengas salud, así como prospera tu alma”. Este deseo de bienestar general es interpretado no solamente como que Dios satisfará las necesidades básicas de los creyentes, sino que también vivirán con comodidad y lujos. “Abraham se había hecho muy rico en ganado, plata y oro” este es otro de los versículos citados, con especial énfasis en su disposición a pagar el diezmo a Melquisedec. Un modelo de “tiempo de sembrar” al que las iglesias de la prosperidad animan, desde que el apóstol Pablo nos dijo que las bendiciones de Abraham llegarán a los gentiles (Gal.3:14). ¿Por qué los cristianos no pueden caminar en tal riqueza e influencia?

El movimiento de la prosperidad tiene profundas raíces en la tradición religiosa africana. Las vigilias de oración y los campos de curación son los equivalentes cristianos de los santuarios tradicionales donde la gente podía ir a que le revelasen sus destinos y “problemas espirituales” con los que lucharían. El mensaje de la prosperidad cuadra con las ideas religiosas africanas por la creencia tradicional en la causalidad mística. Las ofrendas realizadas, al igual que las oraciones expresadas, constituyen acciones rituales que, supuestamente, hacen que las cosas pasen.

Las tradiciones africanas creen fuertemente en la existencia de fuerzas invisibles, especialmente poderes maléficos, y también en la eficacia de la acción ritual con tal de negar las fuerzas del mal.

Cuando la prosperidad falta, las explicaciones más comunes dadas en las iglesias africanas (además de no haber pagado el diezmo a la iglesia como signo de fe) no tienen que ver generalmente con el pecado del cristiano individual, sino con fuerzas demoníacas, maleficios y hechicería. Las iglesias ofrecen “ungir para venganza” con tal de ayudar a que se desmantele cualquier trampa espiritual enviada por enemigos de la propia familia o por envidiosos que quieren su mal. Algunas iglesias carismáticas incluyen en el culto oraciones de invocación algunas veces alarmantemente vengativas. Durante el culto en la iglesia, después de pronunciar maleficios para la familia responsable por su “ falta de progreso en la vida”, les pidieron a los miembros que diesen un paso al frente, diesen una patada en el suelo y dijesen “Desde hoy, salgo de la pobreza en el nombre de Jesús”.

Los cristianos carismáticos en África no empezaron su obra necesariamente con la intención de crear un cristianismo “africano” contextualizado. Pero el ritualizado intercambio de diezmos y bendiciones es marcadamente similar a la orientación tradicional de los sacrificios africanos religiosos. Las cantidades pedidas pueden llegar a ser muy específicas. En una reunión de avivamiento en el Ministerio Evangelístico Carismático de Ghana, un evangelista proclamó que todos aquellos que quisieran bendiciones de Dios debían ofrecer 240$ americanos cada uno. ¿Cómo llegan a tal conclusión? “Dios realizará un milagro, en 24 horas, en las vidas de aquellos que tengan la habilidad de pagar”. Aparentemente, la tasa de estas indulgencias al estilo pre-reforma era de diez dólares la hora. Dejé el culto preguntándome cuál sería el lote de todos aquellos ghananianos que no tenían ese dinero.

PEQUEÑA HABITACIÓN PARA EL POBRE

A pesar de todo lo dicho, hay aspectos positivos en el cristianismo carismático, incluyendo algunos aspectos de estos énfasis en la prosperidad. El pastor Mensa Otabil de la “Internacional Central Gospel Church de Ghana” exhorta a la gente a hacer algo en cuanto a sus empobrecidas circunstancias. Algunos de ellos ofrecen testimonios que son brillantemente alentadores. Como aquel miembro de la iglesia del pastor Otabil que compró un coche nuevo con los ahorros que había conseguido en tres meses tras dejar de beber. Estas iglesias han contribuido claramente al crecimiento del cristianismo no occidental con una alabanza dinámica, expresiva y exuberante que apela a la juventud urbana y elitista de África.

Pero precisamente por el énfasis que le dan a las riquezas materiales, el cristianismo carismático ha sido desde hace tiempo un fenómeno urbano. Su mensaje tiene poco que ofrecer a muchos de los jóvenes africanos que se ganan la vida vendiendo chicles, caramelos, plátanos y cacahuetes.

Para los africanos la religión más viable está siempre relacionada con el poder, la fuerza, la vitalidad y la abundancia. Por ello, las NIP persiguen agresivamente solamente aquello que podemos llamar niveles de materialismo norteamericanos, y por supuesto el movimiento de la prosperidad tiene sus orígenes en el movimiento “Palabra de Fe” de televangelistas americanos como Kenneth y Gloria Copeland, Mike Murdoch, y Kenneth Hagin.

Es habitual entre pastores que quieren comprarse un coche mejor decir que Dios se lo ha mostrado, con tal de que puedan pasar su coche viejo a otra persona, normalmente un miembro de la iglesia. Unos días después la “dirección divina” vuelve a actuar, un coche más lujoso aparece y los miembros orgullosos los apuntan como signos visibles de las bendiciones de Dios sobre la vida y ministerio de los hombres o mujeres de Dios.

Si estas iglesias hacen habitaciones les importa poco los que son realmente pobres, tampoco les importan mucho las bases teológicas para enfrentar los grandes desafíos del creyente como el precio de ser discípulo, el fracaso, el dolor, la decepción, que son el gran problema real de millones de personas en África. Una iglesia en Ghana cambió su nombre de “Camino del Calvario” a “Cosechadores internaciones” porque, como un líder explicó, Calvario sonaba algo muy negativo en las vidas de los miembros. Hasta hace poco, algunos cristianos carismáticos, no celebraban el viernes santo porque lo relacionaban con el dolor y el sufrimiento.

Para aquellos que estén desilusionados con el aburrido, silencioso y teológico cristianismo ortodoxo de las iglesias misioneras históricas, el evangelio de la prosperidad ofrece una alternativa atractiva: positivismo, posibilidades y éxito. Buscar estas cosas no está fuera de lugar. “La casa de Dios” siempre ha sido el lugar donde la gente busca intervención divina para sus necesidades espirituales y materiales. El problema es que haya una aproximación parcial a la religión que deja al pobre, margina a todos aquellos que no tienen éxito sin ningún tipo de bases para el crecimiento de su fe en Dios. ¿Qué testimonio pueden ofrecer los pobres y los desdichados del planeta? Solo les queda asumir que les falta la fe atribuida a Jabes o que simplemente están siendo infieles por no diezmar fielmente.

Cuando el evangelio del éxito funciona, la gente busca intervenciones sobrenaturales. En el pensamiento africano, lo que es fundamentalmente real es lo espiritual, y las ubicuas y competitivas fuerzas de la globalización evidencian que el campo de actividad diabólica ha crecido considerablemente. Muchos africanos ven el viajar como una puerta de salida para conseguir riquezas (y muchos predicadores de la prosperidad, como Duncan-Williams, tienen residencias en Occidente y acuden a hospitales de Occidente para que nazcan sus hijos y así consigan doble nacionalidad.

Por lo tanto los profetas de las NIP se especializan en orar por aquellos que necesiten visados. No hace mucho tiempo apareció uno en la embajada italiana en Accra, predicando a todos aquellos que hacían cola para solicitar un visado. Hablándoles sobre el poder de Dios para conseguirles visados seguros. Ungió todos los sobres de plástico que contenían documentos importantes con aceite de oliva, para asegurar el ser favorecidos ante los ojos del oficial extranjero (consular). No es raro escuchar sobre visiones que tienen los pastores de ángeles distribuyendo billetes de KLM y British Airways a miembros de la congregación. Entre algunas de estas iglesias, las oraciones para los viajes internacionales están segundas en el ranking de las cosas que la gente desea, solo las curaciones lo supera.

GRACIA MEDIANTE SUFRIMIENTO

El evangelio de Jesucristo, con sus promesas de liberación, perdón, gracia y restauración, nunca podría ser un evangelio de pobreza. Pero igual que la Biblia no glorifica la pobreza, tampoco glorifica la avaricia. Las Escrituras nos avisan consistentemente que el perseguir intereses del mundo nos puede llevar a rechazar los valores más profundos del reino de Dios. Y esto es exactamente lo que pasa en las interpretaciones bíblicas favorecidas por los promotores de la prosperidad. La “bendición de Abraham,” a la que el apóstol Pablo se refiere en Gálatas 3:14 se utiliza frecuentemente para justificar a aquellos que oran pidiendo bienes materiales, pero todavía no he escuchado a ninguno de los predicadores de la prosperidad incluir la segunda parte del versículo “a fin de que por medio de la fe recibamos la promesa del Espíritu”. La importancia que Pablo da a Pentecostés como un poderoso acto de Dios en el que el Espíritu Santo junta a todos las naciones por medio del testimonio común es pasada por alto.

Argumentar, tal como han hecho predicadores como Duncan-Williams, que como la Biblia dice que la túnica Jesús no tenía “costuras” y que por ello los soldados romanos se la apostaron, significa que Jesús llevaba ropa de diseño, es leer simplemente lo que el evangelio no dice. Hasta el burro que llevó a Jesús a Jerusalén ha sido reinventado en predicaciones como el Cadillac o Mercedes-Benz de aquel entonces. Esto es simplemente la sacralización de la avaricia humana y la codicia. Jesús respondió a este tipo de actitud cuando, al escuchar la petición de Santiago y Juan por un lugar de privilegio en el reino, les dijo a los discípulos, “esto no debería importaros tanto”.

Dejando a un lado prominentes divorcios, uno raramente oye las historias de aquellos cuyos esfuerzos en la vida han fracasado a pesar de haber ofrecido diezmos y ofrendas. Una compañía de transportes importante ha tenido que cerrar a pesar de que el propietario era el principal patrocinador de un programa de televisión carismático. Pero no se oyen testimonios que hablen de cómo la gracia puede ayudarnos para llevar adelante un matrimonio en el que la esposa es alcohólica, o donde Dios ha dado fuerzas para hacer frente a pérdidas dolorosas.

Aún así, el propósito de Dios en situaciones difíciles no es el de sacarnos de ellas, sino el de guiarnos a través de ellas. Según el salmista “Aun si voy por valles tenebrosos, no temo peligro alguno porque tú estás a mi lado; tu vara de pastor me reconforta”. (Salmo 23:4); y salmo 73:26 “Podrán desfallecer mi cuerpo y mi espíritu, pero Dios fortalece mi corazón; Él es mi herencia eterna. El mismo Pablo tenía un “aguijón en su cuerpo” que no era quitado. El vivió con ello no “nombrando y clamando”, sino por gracia.

Las NIP han cambiado el rostro del cristianismo para bien en muchos sentidos. Pero aún tienen mucho que recorrer antes de poder presentar un mensaje que represente verdaderamente a Cristo Jesús y su cruz. En palabras de Bernardo de Claraval “Jesús, tú regocijo de aquellos de corazón tierno, tú fuente de vida, tú luz del hombre. Desde la mejor dicha que la vida da, volvemos a ti vacíos”.

1) La introducción es del Editor de la noticia.

Kwabena Asamoah-Gyadu es profesor asociado de Teología Pentecostal/carismatica y cristianismo africano en el Trinity Theological Seminary, Legon, Accra, Ghana. Ha servido como profesor invitado en EE.UU. en Harvard Divinity School (2004) y en el “Luther Seminary” (2007).
 


El movimiento Lausana entra en la recta final de su tercer encuentro (Lausana III, en Ciudad del Cabo, en octubre de 2010). Con este motivo, organiza un foro global por internet llamado “Conversación Global de Lausana”. A través de blogs, forums de discusión y otras herramientas interactivas como Twitter y Facebook, la conversación global permitirá que se oigan las voces de todos. Por ello, este foro está abierto a todos los cristianos evangélicos del mundo entero, y servirá para debatir las cuestiones centrales que se debatirán en CP2010, incluyendo el contenido de este artículo.

Te recordamos la web de la “Conversación Global de Lausana” ¡No dejes de participar!

Fuente: CT2020. Traducción y adaptación de Irene Pérez. Edición: ProtestanteDigital
.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: