DIARIO EVANGÉLICO DIGITAL «BEREA»

El voto de los evangélicos es clave en Brasil


 

Sábado 02 de Octubre del 2010
Sociedad

 Brasil

 

BRASILIA, Brasil (La Nacion / MundoCristiano.tv) 40 millones de brasileños son evangélicos y su avance en el país es imparable, hasta el punto de influir en la agenda política de los candidatos presidenciales en las elecciones de este domingo.

La congregación Dios es Amor, fundada por el pastor David Miranda en 1962, cuenta con varios millones de fieles y 11.000 iglesias en Brasil. En los últimos años, iglesias como las de Miranda han ganado terreno al Catolicismo en Brasil. Según un estudio de la consultora Datafolha realizado en julio, los católicos habían caído hasta el 62% y los evangélicos representan ya el 25% de la población.

A la entrada de la iglesia la señora Eunice asegura que ya sabe a quién va a apoyar. “Voy a votar a Marina Silva (candidata del Partido Verde) porque ella defiende la vida”. Cuando se le menciona a Dilma Rousseff -la candidata oficialista-, hace una mueca de desaprobación: "Dilma está a favor del aborto y eso va contra el derecho a la vida".

Dilma Rousseff, Marina Silva y José Serra, candidatos a la presidencia


Dilma Rousseff (izq), del oficialista Partido de los Trabajadores,

enfrentará en las urnas a José Serra (der), del Partido de la Social
Democracia Brasileña, y a Marina Silva, del Partido Verde (centro).


La opinión de esta señora coincide con la consigna marcada por algunos líderes evangélicos, que no han dudado en criticar a Dilma por su postura sobre la despenalización del aborto. Un video de un pastor de la Iglesia Bautista en el que solicitaba a sus fieles que no votaran al Partido de los Trabajadores -al que pertenecen Rousseff y el presidente Luiz Inacio Lula da Silva- tuvo más de dos millones de visitas en YouTube.

Pero el poder de los evangélicos va más allá de la prédica pastoral. Fuera de sus grandes templos, representan también un poderoso lobby político que ha logrado sentar en el Congreso a varios de sus dirigentes.

Tan decisivo es el voto de los evangélicos que los principales candidatos han tenido que definirse claramente sobre temas como el aborto. Silas Malafaia, uno de los pastores más mediáticos, acaparó los titulares de la prensa por variar sus preferencias políticas a última hora. Primero apoyó a Silva, pero luego se pasó al candidato socialdemócrata José Serra, quien consideró la interrupción del embarazo "una cosa terrible".

 

(03-10-2010)

.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: