DIARIO EVANGÉLICO DIGITAL «BEREA»

Obispos católicos embisten contra el Judaísmo e Israel




Sábado 30 de Octubre del 2010
Catolicismo Romano
 Italia

VATICANO, Italia (Noti Israel) La comisión para Oriente Medio del sínodo de obispos finalizó con fuertes críticas hacia el Judaísmo e Israel, mientras que un solitario arzobispo libanés acusó al Corán por “dar el derecho de matar a los cristianos”.

Atribuyéndose el derecho de definir los conceptos de la religión judía, Monseñor Cyrille Salim Bustros, Arzobispo de Newton, Estados Unidos, afirmó: “Para nosotros, cristianos, no se puede hablar más de tierra prometida al pueblo judío”, término que figura en el Antiguo Testamento, ya que esta “promesa” quedó “abolida por la presencia de Cristo”. Tras la llegada de Jesús, “hablamos de Tierra Prometida como el Reino de Dios”, que abarca toda la tierra, y es un “reino de paz, de amor, de igualdad (y) de justicia”, explicó.

 

“Ya no hay un pueblo preferido, un pueblo elegido, todos los hombres y todas las mujeres de todos los países se han convertido en el pueblo elegido”, agregó el prelado.

 

Israel no puede apoyarse en el término de “Tierra Prometida” que figura en la Biblia para “justificar el regreso de los judíos a Israel y la expatriación de los palestinos”, añadió Bustros.

 

La Declaración de Independencia de Israel no hace referencia a una “Tierra prometida”, y la mayoría de los dirigentes sionistas que impulsaron y concretaron el ancestral anhelo del pueblo judío de reestablecerse en la tierra donde se formó como pueblo, no eran observantes, por lo cual se desconoce a quien se dirije con su “aclaración” el arzobispo.

 

Ello sin dejar de lado que afirmar que los conceptos judíos quedaron abolidos por el nacimiento de la religión cristiana, supone una grave afrenta al pueblo judío todo.

 

No está de más resaltar que la frase “Pueblo Elegido” es teológica y se refiere a la relación que los judíos, según la Biblia, tienen con Dios, (Deuteronomio 7:6), mediante la cual Dios les ha impuesto obligaciones (ver, por ejemplo el capítulo 14 de Deuteronomio), sin concederles ningún privilegio especial a los judíos, sino tan solo mayores obligaciones, como que “sirvan de luz a las naciones (Isaías 42:6 y 7), para abrir los ojos ciegos, sacar a los prisioneros de la prisión y aquellos que se hallan en la oscuridad”.

 

APELARON A LA ONU

 

“Los ciudadanos de los países de Oriente Medio apelan a la comunidad internacional, en particular a la ONU, para que trabaje sinceramente en una solución de paz justa y definitiva en la región y esto a través de la aplicación de las resoluciones del Consejo de Seguridad y de la adopción de medidas jurídicas necesarias para poner fin a la ocupación de los diferentes territorios árabes”, reza el texto.


“El pueblo palestino podrá así tener una patria independiente y soberana y vivir allí en la dignidad y la estabilidad. El Estado de Israel podrá gozar de paz y de seguridad dentro de las fronteras internacionalmente reconocidas”, prosigue.

 

En el mensaje, que contiene un apartado titulado “Cooperación y diálogo con nuestros conciudadanos judíos”, se apuesta por una paz sincera, justa y definitiva” en Oriente Medio y se reconoce el “sufrimiento e inseguridad” que viven los israelíes y palestinos.

 

Los obispos, que condenan el antisemitismo, el anti-cristianismo y la fobia al Islam, esperan que, con el “diálogo continuo” que existe entre la Iglesia Católica y la comunidad judía se pueda actuar para “poner fin al conflicto político que no deja de separarnos y de perturbar” la vida en la zona.


Expresan además su “preocupación” por el hecho de que se produzcan iniciativas unilaterales que puedan cambiar la demografía y el estatuto de Jerusalem como “patrimonio religioso para cada una de las tres religiones: judía, cristiana y musulmana”. Jerusalem es el primer lugar sagrado para los judíos, hacia esa dirección rezan todos los judíos del mundo, mientras que es la tercera ciudad sagrada para el Islam, luego de La Meca y Medina.

 

“Dios nos quiere juntos, unidos”, apuntan los obispos, quienes expresan su solidaridad con los cristianos iraquíes y esperan que “Irak pueda poner fin a las consecuencias de la guerra asesina y restablecer la seguridad que proteja a todos sus ciudadanos, con sus componentes sociales, religiosas y nacionales”.

 

El Sínodo para Oriente Medio pide además “a los gobiernos y a los responsables públicos” de la región que frenen la “hemorragia” de cristianos que emigran de la zona por la inseguridad que sienten.

 

ISRAEL LE RESPONDIÓ AL VATICANO

 

El vocero de la cancillería israelí Yigal Palmor dijo que era absurdo que el estado judío sea condenado, dado que es el único país de la región donde a los cristianos les va bien. Según estadísticas que mencionó, había unos 151.700 cristianos en Israel el año pasado, mientras que en 1999 eran 132.000 y hace dos décadas, 107.000.

 

Palmor también criticó la declaración de los obispos sobre el uso de la Biblia como justificación de “injusticias”.

 

“Esta nunca ha sido la política de ningún gobierno de Israel, así que esa posición suena particularmente vacía”, dijo. “Aquel que nunca haya pecado que arroje la primera piedra”.


Además, Palmor expresó que las disputas teológicas sobre la interpretación de las Santas Escrituras desaparecieron en la Edad Media, agregando que “no es un movimiento inteligente revivirlas”.

 

Por su parte el vicecanciller israelí Danny Ayalon dijo en un comunicado que “Expresamos nuestra decepción porque este sínodo importante se ha convertido en un foro para ataques políticos contra Israel como en las mejores tradiciones de la propaganda árabe”.

 

“El sínodo fue secuestrado por una mayoría antiisraelí”, agregó.

 

GRAN RABINO DE ISRAEL: “EL VATICANO NO NOS VA A DECIR COMO INTERPRETAR LA BIBLIA”

 

“Ellos no van a decirnos como interpretar la Biblia, pues nosotros no les enseñamos cómo interpretar el Nuevo Testamento”, dijo el Gran Rabino de Israel, Yona Metzger en Berlín, donde asistía a una conferencia del Consejo Europeo de Comunidades Judías (ECJC).

 

ARZOBISPO LIBANÉS: EL CORÁN IMPONE LA RELIGIÓN CON LA ESPADA

 

El arzobispo libanés de rito oriental Raboula Antoine Beylouni denunció en el Sínodo de Obispos para Oriente Medio que el Corán da al musulmán “el derecho de matar” a los cristianos por la Jihad (guerra santa) y ordena “que se imponga la religión por la fuerza, por la espada”.

 

Beylouni, arzobispo de Mardin de los Sirios, de la Curia de Antioquia de los Sirios, con sede en el Líbano, hizo estas duras acusaciones contra el Corán en el Vaticano, en la penúltima sesión del primer sínodo para esta zona del mundo donde los cristianos apenas son el 1,6% de la población y viven con temor entre la mayoría musulmana, y libremente en Israel entre la mayoría judía.

 

“La historia de las invasiones es testigo. Por eso los musulmanes no reconocen la libertad religiosa, ni para ellos ni para los demás”, afirmó el arzobispo.

 

Beylouni agregó que por ello “no hay que extrañarse si todos los países árabes y musulmanes” se niegan a aplicar totalmente los “Derechos del Hombre” instituidos por las Naciones Unidas.


En una de las más duras intervenciones de los 185 obispos que asisten al Sínodo, el arzobispo libanés se refirió a las numerosas reuniones de diálogo cristiano-musulmán-judío y aseguró que esos encuentros “son difíciles y a menudo ineficaces”.

 

Según el prelado, en esos encuentros no se discute sobre los dogmas, pero que incluso otros asuntos de orden “práctico y social son difícilmente abordables cuando se los incluye en el Corán o la Sunna”.

 

El arzobispo subrayó que el Corán inculca al musulmán “el orgullo de tener la única religión verdadera y completa, la religión enseñada por el más grande profeta, pues es el último llegado”.


“Según el Corán, el musulmán forma parte de la nación privilegiada y habla la lengua de Dios, la lengua del paraíso, la lengua árabe y por ello afronta el diálogo con superioridad y con la seguridad de salir victorioso”.

 

Beylouni denunció que en el Corán “no hay igualdad entre el hombre y la mujer, ni siquiera en el matrimonio, donde el hombre puede tomar varias mujeres y puede divorciarse de ellas a su gusto; ni en la herencia donde el hombre tiene derecho a una parte doble; ni en el testimonio ante los jueces donde la voz del hombre tiene el mismo valor que la voz de dos mujeres”.

 

El Corán, insistió el arzobispo libanés, permite al musulmán “ocultar la verdad al cristiano y hablar y actuar contrariamente a lo que él piensa o cree”.

 

El arzobispo subrayó que el Corán contiene versículos contradictorios y versículos anulados por otros, “lo que da al musulmán la posibilidad de usar unos u otros según más le convenga, y así puede decir del cristiano que es humilde, piadoso y creyente, como puede considerarle impío, apóstata e idólatra”.

 

El obispo de Antioquía de los Sirios (Líbano), Flavien Joseph Melki, abogó por la instauración en los estados islámicos de una “laicidad positiva” que garantizaría la igualdad de todos los ciudadanos “al reconocer el papel benéfico de las religiones”.

 

Esa reforma de los regímenes teocráticos facilitaría, añadió, la “promoción de una democracia sana”.

 

Melki denunció que el fundamentalismo cada día “se hace más duro” en Oriente Medio y se preguntó si esos países aceptarían en un futuro próximo “abandonar sus regímenes teocráticos fundados en el Corán y la Sharia, que comporta una flagrante discriminación hacia los no musulmanes”.

 

“Me parece una utopía para los siglos venideros”, subrayó el prelado, que se mostró a favor de “actuar sin demora” para reformar los regímenes islámicos.

Noticia Relacionada:

15/10/10 - Obispos católicos culpan al conflicto palestino-israelí del éxodo de cristianos

(28-10-2010)

.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: