DIARIO EVANGÉLICO DIGITAL «BEREA»

Violentos enfrentamientos de cristianos y musulmanes deja muchos muertos en Nigeria

Escrito por diarioberea 29-01-2010 en General. Comentarios (1)

 



Jueves 28 de Enero del 2010
Persecuciones
 Nigeria

JOS, Nigeria (Reuters, Aciprensa, ABC, AP, IFES / ACPress.net) Como una pesadilla que se repite cada cierto tiempo, el país más poblado de África ha vuelto a verse sacudido por enfrentamientos que, aparentemente, obedecen a motivos religiosos. La violencia estalló hace varios días en Jos, dejando casi 500 muertos en iglesias y mezquitas. También afectó a los hogares de muchos cristianos que, según denuncian algunos líderes de la iglesia evangélica nigeriana, fueron arrastrados fuera de sus casas y negocios para ser asesinados.

Cuentan las agencias de noticias que casi 500 personas han muerto en los enfrentamientos entre musulmanes y cristianos en la ciudad y alrededores de Jos, en el centro de Nigeria. El balance de muertos, que se había situado inicialmente en unos 150, aumentó después de que responsables de una mezquita reportaran que encontraron más cuerpos en comunidades situadas fuera de Jos.

«Encontramos más de 200 cuerpos reunidos en la mezquita de Kuru Gada Biu y otros 22 en Mai Adiko», ha indicado Muhammad Tanko Shittu, responsable de la mezquita encargado de organizar los entierros y que previamente había estimado que había 177 musulmanes muertos. La organización internacional Human Rights Watch había informado previamente que estimaba que había al menos 65 cristianos muertos en estos enfrentamientos. Tanto Shittu como funcionarios de la Cruz Roja afirmaron que aún estaban contando los cuerpos y que todavía no podían entregar una cifra total. En cuanto a los desplazados por el conflicto, la Cruz Roja estima que hasta 17.000 personas huyeron de sus hogares para escapar de la muerte.

¿QUIÉN ES EL RESPONSABLE?

Muchas son las voces que piden que se persiga a los responsables de este tipo de enfrentamientos violentos. Pero el gobierno continúa demostrando su ineficacia para resolver el problema. Gideon Para-Mallam, secretario regional de la Comunidad Evangélica Internacional de Estudiantes en Nigeria (IFES-EPSA), relata en una carta su experiencia diaria, denunciando «continuos ataques que se están dando en Jos y alrededores» contra «las vidas y propiedades de los moradores autóctonos y otros cristianos».

Mallam advierte que «hombres vestidos con el uniforme del ejército, pero no está probado que sean realmente del ejército, están entrando de casa en casa, sacando a los que allí se encuentran y asesinándolos a disparos». Algo que está ocurriendo en «Anglo Jos, Eto Baba y Tinna Junction, Nasarawa», el lugar donde comenzó la escalada de violencia «cuando unos jóvenes musulmanes entraron violentamente en un lugar donde estaba teniendo lugar un servicio cristiano», explica Mallam.

Cuenta además Mallam que está «aterrado» tras visitar diferentes lugares de Jos, donde «tiendas que pertenecen a cristianos han sido incendiadas (...) han incendiado iglesias». La situación es aún crítica, ya que ante la falta de seguridad «algunas de las iglesias no pueden dar una cifra de los muertos, ya que todavía quedan cuerpos extendidos en las calles».

Mallam denuncia los ataques como «planificados» en base a la preparación de los agresores. «Los jóvenes musulmanes van bien armados con armas sofisticadas y vestidos con el uniforme del ejército», explica. Aunque admite que «los musulmanes también se están viendo afectados por la violencia, pues los jóvenes autóctonos buscan vengarse y contraatacan».

Uno de los intentos por frenar la violencia fueron las declaraciones de líderes cristianos y musulmanes, realizadas conjuntamente pidiendo la calma. Mallam considera que «apenas ha tenido efecto».

Para el líder evangélico, el enfrentamiento ha sido provocado por los musulmanes «que han estado hostigando, atormentando y matando a los cristianos». «¿Durante cuánto tiempo -se lamenta- se va a seguir permitiendo que esto ocurra?». Además acusa a los medios de estar «manipulados» para presentar los hechos de forma que se desacredite a la iglesia.

Por otra parte, la confianza en las autoridades es mínima, ya que «el General al mando de la División Armada Nigeriana con base en Jos es un musulmán, y el Oficial al mando de las tropas que han llegado a Jos para sofocar los altercados es un musulmán». Mallam expresa su indignación ante esta situación, que «no estaría permitida en ninguno de los estados del norte».

Además, denunció que las informaciones sobre víctimas en las mezquitas son «informes falseados sobre la causa y la naturaleza del conflicto».

TESTIGOS DIRECTOS

«Ellos estaban armados con espadas, armas, palos y bolsos con piedras. No fueron cristianos de nuestra comunidad sino gente de afuera», dijo a Human Rights Watch un residente de Kuru Karama de 32 años, quien no quiso dar su nombre.

«Los niños corrían a buscar refugio. Los hombres trataban de proteger a las mujeres. La gente que corrió a los arbustos fue asesinada. Algunos fueron quemados en la mezquita y otros que corrieron a sus casas también fueron quemados», sostuvo.

Indicó que había visto los cuerpos de entre 20 a 30 niños, algunos quemados, otros cortados con machetes y que su esposa estaba en el hospital con su bebé de 11 meses que había sido cortada también.

OTRAS VOCES

Por su parte, la organización humanitaria Human Rights Watch (HRW) ha pedido al Gobierno nigeriano que se contenga en el uso de la fuerza para responder a los disturbios en Jos y que «investigue y procese a los responsables de la matanza». Recuerda además que estos sucesos se producen algo más de un año después de los ocurridos en la misma ciudad de Jos en noviembre de 2008, en los que «los enfrentamientos entre musulmanes y cristianos y el excesivo uso de la fuerza por los cuerpos de seguridad al responder al conflicto dejó más de 700 muertos».

Corinne Dufka, investigadora de la organización, recalca que, aunque no son los primeros enfrentamientos entre musulmanes y cristianos en Jos, el Gobierno ha «fracasado terriblemente» a la hora de encontrar a los responsables y exige a las autoridades que acaben con la «impunidad» de los violentos.

Noticias Relacionadas:

Musulmanes atacan a evangélicos nigerianos y queman varias iglesias cristianas

Al menos 500 cristianos asesinados y 40 iglesias arrasadas en Nigeria

Turba musulmana ataca a cristianos en el Estado Kano, Nigeria

Estudiantes musulmanes nigerianos asesinan y queman a una profesora cristiana 

.

Haití experimenta días de fervor religioso tras la tragedia

Escrito por diarioberea 28-01-2010 en General. Comentarios (0)




Miércoles 27 de Enero del 2010
Iglesia
Bandera de Haití 
Haití

PUERTO PRINCIPE, Haití (AP, El País, El Mundo, AFP, CBN News / D. Hofkamp, ACPress.net) Uno de los aspectos más importantes en la vida de los haitianos es su experiencia religiosa. Una experiencia muy unida a la realidad, como demuestran las reuniones religiosas espontáneas, al aire libre, que se suceden en diferentes puntos de un país devastado. Pero la esperanza no sólo se vive en lo espiritual, sino que se materializa en la ayuda internacional y en los esfuerzos de reconstrucción. En respuesta a la desgracia, la República Dominicana olvida su rivalidad histórica con sus vecinos y se vuelca para ayudarlos.

Aún en medio de la tragedia se pueden percibir algunos milagros. Uno de ellos es la reconciliación silenciosa entre dos pueblos enemistados por la historia. La isla, partida en su medular por un río que se había vuelto infranqueable, registra un tráfico constante en el que lo que prima es salvar vidas.

República Dominicana y Haití parecen vivir una tregua de sus disputas ante la grave crisis humanitaria. El país dominicano se ha volcado para ayudar a sus vecinos, no sólo con ayuda material, sino también acogiendo a miles de heridos y desamparados.

Parece quedar muy lejos la persecución hacia los haitianos que propulsó Leónidas Trujillo en el país dominicano. Un escenario de genocidio que respondía a años de violencia, guerras y persecuciones entre ambos pueblos.

La historia parece dar otra oportunidad de reconciliación. Leonel Fernández, presidente dominicano, propone condonar la deuda haitiana entre los países donantes. Además, han cedido aeropuertos para la llegada de ayuda internacional. En República Dominicana se plantó el primer hospital, de ahí salieron los primeros camiones de ayuda y cuando esta se atoraba en la frontera por surrealistas trabas burocráticas, el propio presidente dominicano exigió que abrieran sin control alguno.

LA IGLESIA EVANGÉLICA EN HAITÍ

El terremoto también afectó a iglesias evangélicas del país. Sólo 100 miembros de una iglesia haitiana de 2.000 asistentes han sido encontrados. En otra, la iglesia Bautista Siloé, el pastor y tres líderes fallecieron por causa del terremoto. Los miembros de la iglesia restantes han perdido mucho, pero no la esperanza.

La iglesia se ha convertido en una fuente de aliento y mantiene servicios a diario. Un misionero de International Mission Board (Junta de Misiones Internacionales, IMB por sus siglas en inglés) cree que esta podría ser una oportunidad para el avivamiento.

Por ejemplo, en la iglesia Shalom se percibe el gozo, a pesar de que sus reuniones se realizan sobre los escombros del edificio donde antes se reunían. Frente al Palacio Presidencial, en Puerto Príncipe, se reúnen a cientos deseosos de alabar a Dios, aún en medio de circunstancias tan dolorosas.

En la primera ceremonia religiosa organizada después de la tragedia en Puerto Príncipe, el pastor André Muscadin realizó una oración para arrepentirse de los horrores sucedidos en Haití en el pasado y perdonar. «Cuando un haitiano pecó, todo el mundo pecó. Gracia, Gracia, perdónanos», prosigue el evangelista.

«Los líderes políticos hacen sacrificios sólo para conservar sus puestos, jóvenes mujeres se corrompen para tener un empleo», denuncia Dieunel Jea-Baptiste, un técnico de 33 años. El pastor Muscadin desgrana los dolores del pasado, la dictadura de Duvalier, los golpes de Estado, la violencia endémica, las guerras de tribus heredadas de África, la mala gestión, el subdesarrollo.

«En el país hubo escenas de sangre. Matamos, quemamos, hubo pillaje, se secuestró a hermanos. Es la intolerancia, la corrupción. Jamás hubo armonía. El sismo nos interpeló. Este Campo de marzo nos dice algo: para revivir hay que repensar Haití, hay que tomar esta oportunidad», dice.

EL ALIENTO DE LA FE

El hecho religioso ya tenía una gran importancia en Haití, un país en el que el catolicismo, el protestantismo y el culto vudú contaban con miles de fieles. El terremoto ha derribado iglesias, pero no ha podido con el fervor de los haitianos. En los lugares donde antes había edificios, los fieles se juntan, de forma más o menos espontánea, para cantar, orar y sobre todo, agradecer a Dios el seguir con vida.

El sismo se llevó la vida de numerosos responsables religiosos. «Hay cosas difíciles de entender si no se tiene fe», explicaba el domingo en la capital haitiana el sacerdote Henry Marie Landasse, mientras preparaba la misa en una calle lateral a la catedral, de la que sólo quedó la fachada.

El papel de la religión se percibe en todas las esferas, también en la política. En 1990, los haitianos eligieron a un cura salesiano, Jean Bertrand Aristide, como presidente. Obligado al exilio, Aristide fue reelegido en 2001 y luego acusado de «deriva mafiosa». En 2004 fue apartado del poder y se exilió en Sudáfrica.

SINCRETISMO

Para el sociólogo especialista en religiones Sebastien Fath, en Haití hay un 50 % de católicos y 45 % de protestantes «con tasas de práctica religiosa muy superiores a las que se observan en Europa». El protestantismo, y los pentecostales en particular, han ganado terreno en los últimos 30 años hasta pisarle los talones al catolicismo.

Edouard Paultre, secretario general de la federación protestante de Haití, explicó en el semanario Reforme que «en los años 70, el peso de las iglesias protestantes creció, en particular debido a la oposición al catolicismo de la familia Duvalier», época durante la cual «se llevó a cabo una importante evangelización».

Sin embargo, las religiones «oficiales» no han desplazado a la población del vudú, una religión que integra diferentes formas de rituales tradicionales del oeste de África. Sus seguidores se relacionan con los espíritus sobrenaturales que los protegen y los vinculan con un mundo invisible. Un mundo en el que los muertos tienen un papel preponderante.

Es por eso que Beauvoir, una autoridad vudú en el país, ha calificado de «desastroso» el enterramiento masivo de muchos de los cuerpos que yacían en las calles. «Es tan terrible como el propio terremoto», lamentó el líder religioso.

Para los vivos, sin embargo, la práctica religiosa sirve de consuelo y unión. Los supervivientes se unen para orar. Ante la escasez, los haitianos se aferran a la fe.

MULTIMEDIA

Una imagen vale más que mil palabras. Les ofrecemos el video Haití: evangélicos oran tras la tragedia.
.

Indígenas mexicanos protestan por la intolerancia religiosa en Chiapas

Escrito por diarioberea 27-01-2010 en General. Comentarios (0)

 

 

Martes 26 de Enero del 2010
Intolerancia Religiosa
México

 

SAN CRISTOBAL DE LAS CASAS, México (Notimex/EFE/ACPress.net) Más de 400 indígenas de varios puntos del estado de Chiapas, en el sureste de México, durmieron el pasado martes 19 a la intemperie frente al Palacio de Justicia de la ciudad de San Cristóbal de las Casas para protestar por una ola creciente de intolerancia religiosa contra las minorías evangélicas.

 

Los indígenas del estado de Chiapas han decidido hacer oír su voz. En el campamento de protesta instalado en San Cristóbal de las Casas duermieron junto a fogatas, para protegerse de las bajas temperaturas de la madrugada, cientos de hombres, mujeres y niños.

Exigen que cese la intolerancia religiosa y una compensación económica en casos concretos, por ejemplo por las viviendas de cinco familias de evangélicos en la comunidad de Los Llanos, que fueron destruidas por un grupo de católicos tradicionalistas para obligarlos a abandonar la población.

En esa localidad, ubicada cercad de San Cristóbal de Las Casas, las autoridades rurales reconocen que un total de 30 evangélicos fueron desalojados por "romper las relaciones comunitarias" al negarse a cooperar con la comunidad y por "faltar el respeto a las costumbres y tradiciones".

El comisario de esa demarcación rural, Jesús Pérez Díaz, manifestó en un comunicado que el desalojo de las cinco familias se llevó a cabo "sin violencia" y por resolución de la Asamblea de esa población.

A juicio de las autoridades de ese pueblo indígena, los evangélicos "escandalizan a la comunidad" con sus actos religiosos, ya que "gritan que ellos sólo siguen lo que Dios les dicta". Y esto es interpretado como "un pretexto para desatender sus obligaciones frente a la comunidad".

SOLIDARIDAD FRATERNAL


El pastor y abogado Esdras Alonso González, de la iglesia evangélica "Alas de Águila", explicó que en la manifestación participan indígenas tsotsiles y tseltales de todo Chiapas en apoyo a sus "hermanos de fe".

"El silencio a veces resulta complicidad. Si se dejan pasar las agresiones, se repiten y repiten y la autoridad no las resuelve", apuntó González. "Sólo con movilizaciones nos atienden, por eso, aunque sean pequeñas, las comunidades de fe no están solas", aseveró.

REPRESALIAS


Los evangélicos son hostigados de diferentes maneras. Mariano Pérez Pérez, un tsotsil del municipio de Zinacantán, afirma que hace un año le quitaron el servicio de agua, teléfono y energía eléctrica a siete familias, incluida la suya, supuestamente por ser evangélico.

Según Pérez, las familias se negaron a dar dinero para las celebraciones tradicionales de vírgenes y santos católicos en Zinacantán, razón suficiente para ser agredidos y amenazados con la expulsión de la zona.

Abel Vázquez Molina y Román Vázquez Gómez, de la Iglesia de Cristo del municipio de Teopisca, dicen por su parte que pasaron 48 horas en la cárcel por negarse a cooperar con la organización de una fiesta católica.

EJÉRCITO DE DIOS

 

Mientras esperan la respuesta del Gobierno, cada tarde los evangélicos realizan una marcha por las calles de San Cristóbal encabezados por un grupo de hombres y mujeres uniformados con boinas y pantalones camuflados, integrantes del "Ejército de Dios", una organización civil en la que sus miembros no portan armas pero ostentan títulos militares como "comandante" y "general".

En Chiapas, uno de los estados más pobres de México, mayoritariamente habitado por indígenas, operan alrededor de 50 emisoras de radio evangélicas, lo que muestra el avance del protestantismo en esa región de México, fronteriza con Guatemala. Según datos de las iglesias evangélicas de la zona, en el 40% de Chiapas hay presencia de otras religiones distintas a la católica.
.

Judíos mesiánicos ganan la batalla de la ciudadanía en Israel

Escrito por diarioberea 27-01-2010 en General. Comentarios (0)

 



Lunes 25 de Enero del 2009
Sociedad
Israel

JERUSALÉN, Israel (EntreCristianos.com) La Corte Suprema de Israel ha dictaminado que los judíos mesiánicos tienen los mismos derechos en lo que se refiere a la ciudadanía automática como judíos que no creen en Jesús como Mesías.

El caso fue presentado por 12 solicitantes a los que se les había negado la ciudadanía principalmente por ser judíos que creen en el Mesías. La mayoría de ellos habían recibido cartas en las que les decían que no se les podía conceder la ciudadanía debido a que ‘habían participado en actividad misionera,’ según un e-mail que había hecho circular Calev Myers, fundador y principal consejero del Instituto de Justicia de Jerusalén.

La Suprema Corte de Israel concluyó una batalla de dos años y medio de duración dictaminando que los mesiánicos debían recibir el mismo trato bajo la ley de retorno israelí, según la cual cualquiera que nace siendo judío puede inmigrar de cualquier parte del mundo a Israel y se le debe conceder automáticamente la ciudadanía.

‘Esta es otra batalla más que se ha ganado en nuestra guerra por establecer la igualdad en Israel para la comunidad judía mesiánica que es igual a cualquier otra rama legítima de la fe dentro del mundo judío,’ ha escrito Myers.

‘Algunos de los sectores de la sociedad que son muy ortodoxos habían adoptado posiciones en el Ministerio del Interior y se habían valido de ellas para revocar la ciudadanía de los creyentes, negándoles visados y en general acosando no solo a los judíos que creían en Jesús, sino también a los trabajadores cristianos en Israel.’ Dios ha cubierto a nuestros hermanos que han sido discriminados y perseguidos por grupos ortodoxos, oremos para que puedan ser luz y mostrar a otros judíos a Jesús como su Mesías.

Noticias Relacionadas:

Hay más de diez mil judíos mesiánicos en Israel

Atentado terrorista contra un cristiano mesiánico de 15 años en Israel

Judíos ultraortodoxos queman centenares de Nuevos Testamentos en Israel

Judíos mesiánicos enfrentan persecución en Arad

..

El Terremoto en Haití: Una Perspectiva Bíblica

Escrito por diarioberea 25-01-2010 en General. Comentarios (0)




Domingo 24 de Enero del 2009
Sociedad
Imagen:Flag of the Dominican Republic.svg República Dominicana


Por: Pr. Sugel Michelén*

Habiendo visto que
la respuesta del ateísmo y la del Dios destronado son inadecuadas, ahora quiero considerar ¿qué podemos aprender de este terremoto que azotó la nación de Haití desde una perspectiva bíblica?

A. El terremoto de Haití nos recuerda que vivimos en un mundo maldito por causa del pecado:

La Biblia nos enseña en el libro del Génesis que todo lo que salió originalmente de la mano de Dios en la creación era bueno en gran manera. De haber continuado en ese estado, este mundo habría sido un lugar sin dolor, sin desgracias ni muerte; un lugar seguro para el hombre y para todas las criaturas que Dios creó.

Pero eso dependía de una cosa: que el hombre, creado a imagen y semejanza de Dios, y a quien le fue dada la responsabilidad de regir la tierra en Su nombre y para Su gloria, mantuviera su lealtad y su obediencia a su Creador. En ese sentido, había una conexión entre el estado espiritual del hombre y el equilibrio armonioso de la creación.

Pero el hombre no mantuvo su lealtad, sino que se rebeló contra Dios, y por causa de su desobediencia y rebeldía este planeta dejó de ser lo que originalmente fue.

“Maldita será la tierra por tu causa – dice Dios a Adán; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida. Espinos y cardos te producirá, y comerás plantas del campo. Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás” (Gn. 3:17-19).

La muerte entró en el mundo por causa del pecado, y aún la tierra misma recibió el impacto de esa rebelión. “El perfecto equilibrio simbiótico de los elementos creados quedó trastornado… y dislocado” (Alan Dunn).

O como dice Erwin Lutzer: “La creación llegó a ser una víctima impersonal de la decisión personal que tomó Adán al rebelarse. La naturaleza está maldita porque el hombre está maldito; el mal natural… es por consiguiente un reflejo del mal moral porque ambos son salvajes, crueles y perjudiciales”.

Este mundo dejó de ser un lugar seguro, no sólo porque el hombre en su rebeldía ya no merecía vivir en un mundo equilibrado y armonioso, sino también para darnos una idea de lo horrible que es el pecado a los ojos de Dios.

“Dios puso al mundo natural bajo maldición – dice Piper – para que los horrores físicos que vemos en derredor nuestro en enfermedades y calamidades nos presenten una imagen gráfica de lo horrible que es el pecado. En otras palabras, la maldad natural es un indicador que nos señala los horrores de la maldad moral”.

“El mundo natural está plagado de horrores para despertarnos del mundo de fantasía que dice que el pecado no es una cuestión importante. (Cuando es en realidad)… una cuestión horrorosamente importante” (Piper).

Cuando veamos las noticias de la tragedia haitiana, no sentemos a Dios en el banquillo de los acusados; recordemos que este mundo es como es por la entrada del pecado. Dirigir nuestra rabia hacia Dios, no solo es inútil, sino también absurdo, tan absurdo como criticar a un juez que condena a un malhechor por un crimen que sí cometió.

Ahora bien, para que nadie saque conclusiones apresuradas de esto que acabo de decir, ahora debo añadir, en segundo lugar, que el terremoto de Haití también nos recuerda, o al menos debería recordarnos, que nuestra comprensión de los propósitos de Dios es limitado.

B. El terremoto de Haití nos recuerda que nuestra comprensión de los propósitos de Dios es limitado:

Muchos se preguntan si el terremoto de Haití será un juicio de Dios sobre una nación donde hay tanto oscurantismo espiritual y donde se practica el Vudú abiertamente. Y no debe cabernos ninguna duda de que esas prácticas religiosas son abominables a los ojos de Dios, ¿pero podemos estar seguros de que esa fue la razón por la que ocurrió este terremoto?

¿Creen Uds. que la República Dominicana es menos merecedora del juicio de Dios? Hablando acerca de esto, Al Mohler se pregunta:

“¿Por qué no le envió Dios un terremoto a la Alemania nazi? ¿Por qué ningún tsunami se tragó los campos de exterminio de Camboya? ¿Por qué el huracán Katrina destruyó más iglesias evangélicas que casinos? ¿Por qué dictadores asesinos viven hasta la vejez, mientras que muchos misioneros mueren en su juventud?”

Los juicios de Dios son insondables y Sus caminos inescrutables, dice Pablo en Rom. 11:33. Nosotros solemos relacionar las desgracias con el pecado y el bienestar con la bendición de Dios. Pero la providencia de Dios es muchísimo más compleja.

El Señor Jesucristo tuvo que corregir algunas de esas percepciones equivocadas durante Su ministerio: “En este mismo tiempo estaban allí algunos que le contaban acerca de los galileos cuya sangre Pilato había mezclado con los sacrificios de ellos. Respondiendo Jesús, les dijo: ¿Pensáis que estos galileos, porque padecieron tales cosas, eran más pecadores que todos los galileos? Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente. O aquellos dieciocho sobre los cuales cayó la torre en Siloé, y los mató, ¿pensáis que eran más culpables que todos los hombres que habitan en Jerusalén? Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente” (Lc. 13:1-5).

Donald Carson hace tres señalamientos con respecto a la enseñanza del Señor en este pasaje:

1. Jesús no asume que aquellos que sufrieron bajo Pilato, o los que murieron cuando se derrumbó la torre, no merecieran su destino.
2. Jesús insiste que la muerte por esos medios no es evidencia de que los que sufrieron de ese modo fueran más malvados que los que escaparon a semejante destino.
3. Jesús considera las guerras y los desastres naturales… como incentivos al arrepentimiento. Pero ya hablaremos de esto en un momento.

Como dice Erwin Lutzer: Debemos ser cuidadosos con lo que decimos cuando ocurren este tipo de tragedias. “Si decimos demasiado, podemos equivocarnos, pensando que podemos leer la letra pequeña de los propósitos de Dios. Pero si no decimos nada, damos la impresión de que no hay un mensaje que podamos aprender de las calamidades… Dios sí habla a través de estos eventos, pero debemos ser cautos al pensar que conocemos los detalles de Su agenda”.

C. El terremoto de Haití nos recuerda que Dios sigue siendo misericordioso y compasivo con un mundo que le odia:

Cuando vemos el pecado y la rebeldía del hombre en su justa dimensión, en vez de sorprendernos por los desastres naturales, nos sorprendemos más bien de las muchas bendiciones que Dios derrama sobre un mundo que no lo merece.

Cristo mismo dice en Mt. 5:45 que Dios hace salir Su sol sobre malos y buenos, y hace llover sobre justos e injustos. Y en Hch. 14:17 Pablo dice a los ciudadanos de Listra que Dios no se ha dejado a Sí mismo sin testimonio, “haciendo bien, dándonos lluvias del cielo y tiempos fructíferos, llenando de sustento y alegría nuestros corazones”.

Erwin Lutzer dice al respecto: “A menudo la misma gente que pregunta dónde estaba Dios después de un desastre se rehúsa ingratamente a adorarlo y honrarlo por los años de paz y calma. Ellos dejan de lado a Dios en los buenos tiempos, pero piensan que Él está obligado a ayudarlos cuando vienen los tiempos malos. Creen que el Dios al que deshonran cuando están bien debería sanarlos cuando están enfermos; que el Dios al que ignoran cuando son ricos debería rescatarlos de la inminente pobreza; y que el Dios al que rehúsan adorar cuando la tierra permanece firme debería rescatarlos cuando comienza a temblar”.

De hecho, aún en medio de tragedias como la de Haití nosotros podemos ver la mano bondadosa de Dios (la solidaridad del pueblo dominicano, el hecho de que nuestro país no haya sido devastado de tal manera que ahora puede extenderle una mano de ayuda, la ayuda internacional; aún me pregunto, sin minimizar el dolor y el sufrimiento de esa nación, cuánto bien puede venir fruto de esta tragedia que ha llamado la atención del mundo entero, sobre un país que ha sido siempre la cenicienta del hemisferio occidental).

D. El terremoto de Haití nos recuerda que la vida es breve, frágil e incierta:

Nos espantamos, y con razón, cuando vemos tragedias como estas; pero a veces olvidamos que en este mundo maldito por el pecado mueren unas 50 millones de personas al año, a un promedio de 6 mil personas por hora, más de 100 por minuto. Durante el tiempo que hemos estado reunidos aquí probablemente han muerto unas 7 mil personas, sin necesidad de un desastre natural.

Como dice Lutzer, “los desastres naturales atraen nuestra atención… porque intensifican de manera dramática la ocurrencia de la muerte y de la destrucción”.

Y de ese modo nos despiertan a una realidad que tratamos de evadir con todas las fuerzas de nuestro corazón: La vida es breve, frágil e incierta (comp. Ecl. 7:2; Sal. 90:12).

No necesitamos un terremoto para que Dios le ponga punto final a nuestra existencia en este mundo. Creyente, asegúrate de que estás usando bien las oportunidades que aún tienes de servir a tu Señor. Y tú, mi amigo incrédulo, asegúrate de no partir a la eternidad sin estar preparado para ello, teniendo cuentas pendientes con la justicia de Dios.

E. El terremoto de Haití nos recuerda que en este mundo caído debemos llorar con los lloran, y que los bienes que Dios nos da, y el bienestar que nos permite disfrutar, no es para uso exclusivo de nosotros mismos.

Dios no nos llama a tratar de interpretar todos y cada uno de Sus propósitos en las tragedias que sobrevienen a otros, pero sí nos llama a identificarnos con ellos en su dolor y a hacer todo lo que esté a nuestro alcance para aliviar sus penurias (comp. 2Cor. 8:1-5).

“No hay gozo puro en este mundo para las personas a quienes les importan los demás” (Piper).

F. El terremoto de Haití nos recuerda el juicio de Dios que viene a este mundo pecador al final de la historia:

¿Saben una cosa? Por más terrorífico que haya sido el terremoto de Haití, la Biblia nos advierte que lo peor realmente está por llegar (comp. He. 12:25-29). El Señor advirtió claramente que a medida que la historia humana avance, el mundo experimentará lo que alguien ha llamado “contracciones escatológicas” (comp. Mt. 24:6-8). En la medida en que nos acerquemos al fin, las “contracciones escatológicas” de este mundo serán más seguidas y más intensas, como las mujeres cuando van a dar a luz.

G. El terremoto de Haití nos recuerda que hay una sola esperanza segura para este mundo pecador en Aquel que se identificó plenamente con nuestro dolor y sufrimiento:

Hace un rato decíamos que este mundo está maldito por causa del pecado, pero esa es solo parte de la historia. Tan pronto el pecado entró en el mundo Dios anunció la venida de un Redentor que habría de restaurar plenamente lo que el pecado había dañado. ¡Y a qué precio!

Si nos espanta el sufrimiento humano, mucho más espanto deberíamos experimentar al ver al santo Hijo de Dios crucificado en una cruz. Como bien ha dicho alguien, en cierto modo ese fue el acto más injusto de la historia y, sin embargo, fue ese acto tan injusto el que hizo posible que pecadores como tú y como yo pudiesen encontrar perdón y misericordia en la presencia de Dios.

Cuando llegue aquel día en que todos comparezcamos ante el juicio de Dios veremos que la mayor tragedia del hombre no fueron las desgracias que aquí padecieron, ni la mayor bendición fue haber sido librado de ellas.

Lo que trazará la línea divisoria es lo que hicimos con ese Dios que se identificó de tal manera con la miseria humana que sufrió el más grande de los dolores para poder rescatarnos: la segunda persona de la Trinidad, Dios el Hijo, se hizo Hombre para morir en una cruz y así establecer una base justa para el perdón de nuestros pecados. “El justo murió por los injustos para llevarnos a Dios” (1P. 3:18).

Cuando veas las imágenes del terremoto en Haití recuerda que lo peor está por llegar, pero que hay una esperanza segura a la cual puedes acogerte aquí y ahora, viniendo a Cristo en arrepentimiento y fe.

Sí, vivimos en un mundo muy inseguro por causa del pecado, pero hubo Uno que enfrentó el pecado cara a cara y lo venció en el mismo terreno en que el primer hombre fue derrotado.


Y hoy ofrece perdón y vida eterna gratuitamente por gracia, por medio de la fe. No desprecies la misericordia de Dios en Cristo que hoy te da la oportunidad de arreglar tus cuentas con la justicia divina cuando todavía estás a tiempo.

 


* Sugel Michelén es pastor bautista de la Iglesia Bíblica del Señor Jesucristo en Santo Domingo, República Dominicana.

.