DIARIO EVANGÉLICO DIGITAL «BEREA»

México: rescate a víctimas en Oaxaca tardará días

Escrito por diarioberea 29-09-2010 en General. Comentarios (0)

 

 

Miércoles 29 de Septiembre del 2010
Ayuda Social
México

 

OAXACA, México (CBN News / MundoCristiano.tv) El deslave de un cerro en el estado sureño de Oaxaca movilizó a las autoridades estatales y federales ante lo que parecía una tragedia de gran magnitud, pero con el transcurso del tiempo los informes oficiales indicaban que los daños podrían ser menores a lo estimado.

 

Sin embargo la lluvia sigue cayendo en Oaxaca. Los expertos pronostican 10 días más de precipitación intensa y contínua en la zona.

La ayuda a los afectados por el deslave comenzó a llegar horas después por medio de organizaciones no gubernamentales, congregaciones cristianas, entidades de gobierno y de beneficencia.

El gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz, confirmó que hasta el momento la cifra oficial por el deslave, es de 12 personas desaparecidas y cuatro muertos.

"Se había hablado de 200, 300 personas afectadas, pero ahorita la cifra oficial es de 12 desaparecidos y cuatro fallecidos", expresó.

Según las autoridades la ayuda de las entidades cristianas está llegando pero por esfuerzos independientes, no existe por el momento, un centro de acopio donde se focalicen las donaciones.

El pastor en la zona, Francisco Cruz, dijo a Mundo Cristiano que están motivando a otras entidades a enviar más ayuda.

“La situación es crítica en la zona hay muchos hermanos que están refugiados y que no tienen ayuda. Hay ayuda institucional, hay bastante esfuerzo que se está coordinando, pero sí se ocupa la ayuda internacional sobre todo para apoyar a las iglesias de la región que en este momento están atrasando por una situación bastante difícil".

En el hangar oficial de Gobierno el personal de rescate como la Cruz Roja Mexicana, bomberos y otros más siguen en la zona, en Tlahuiltoltepec se encuentra el Ejército mexicano así como demás instancias federales y estatales que van en apoyo.

Jim Loker colaborador de AUdio Script Ministries (Ministerio La Escritura en Audio) recuerda la importancia de predicar el mensaje de esperanza de Jesús en medio de la tragedia.

"El Nuevo Testamente ha estado impreso por mucho tiempo, pero nadie lo ha leído. Dios finalmente Dios nos proveyó un lector, y grabamos los cuatro evangelios recientemente. Así que nos entristece el hecho de que mucha gente probablemente murió sin conocer a Cristo".

Grupos de oración se han organizado para clamar a Dios por los afectados y para brindar ayuda espiritual.

Unas 500 personas fueron reubicadas en albergues de la comunidad, que se instalaron en escuelas y sitios considerados más seguros.


(29-09-2010)

.

¿Evangelismo en la calle?: cuatro opiniones

Escrito por diarioberea 29-09-2010 en General. Comentarios (0)




Miércoles 29 de Septiembre del 2010
Evangelismo
España
 


BARCELONA, España (Joel Forster, ProtestanteDigital.com)
Hablar de Dios en medio de la calle es considerado por muchos cristianos una forma de conectar con nuestra sociedad que ya no es eficiente. Para otros, en cambio las transformaciones de la sociedad no deben reducir la presencia del evangelio en los espacios públicos.

 

Ante el debate, la semana pasada presentamos “el caso de Jacob Bock”, que apuesta claramente por evangelizar a pleno pulmón en las zonas más concurridas de las ciudades. Esta semana hemos ampliado el marco y preguntamos a Jaime Fernández, Jaume Llenas, Esther Rodríguez y Dani Pujol. Sus puntos de vista reflejan su propia experiencia en el esfuerzo por compartir el evangelio en el siglo XXI.

“La evangelización en la calle es imprescindible”, sentencia para empezar Jaime Fernández, director del programa de TVG ‘Nacer de Novo’. Esther Rodríguez, directora de ‘Liga del Testamento de Bolsillo’ en España, está totalmente de acuerdo: “Tenemos que darnos cuenta que no es tan difícil, que estamos en un país democrático y todos podemos expresar lo que creemos libremente”. El problema con la evangelización en la calle lo tendrían más bien los propios creyentes. De su propia experiencia, Esther Rodríguez concluye que en las iglesias evangélicas, “en general” se ve la evangelización en la calle como algo “muy difícil y que nos expone”, porque puede llevar “a que las personas nos rechacen”. Preparar actividades públicas da “miedo y a veces vergüenza” a muchos creyentes, y por ello pocos se lanzan a ello.

Dani Pujol, miembro del grupo juvenil ‘VTR’, en Barcelona, está de acuerdo en buena medida con Rodríguez, y observa un hecho que considera curioso: “Una parte de las iglesias no sale a la calle por falta de costumbre, y valentía”, mientras que los que salen a la calle por costumbre “no han pensado en que muchos de sus métodos de comunicación han sido heredados también por costumbre”, y que por tanto podrían necesitar ser adaptados a una sociedad cambiante.

Por su parte, Jaume Llenas, secretario general de la Alianza Evangélica Española, opina que en los últimos años, aunque “la iglesias no han dado por perdido el ámbito de la calle”, sí se ha cambiado la forma de evangelizar. Considera que se ha pasado de “métodos que han demostrado ser útiles por decenios, a otros métodos que sean percibidos favorablemente por la población a la que se dirigen”. Cree que el acercamiento a la gente ahora es diferente, “más suave”, menos confrontacional. Sin embargo, “una aproximación más clásica” tiene también su papel, admite, ya que en las ciudades hay “cosmovisiones diferentes”, no todo el mundo es posmoderno.

¿FORMAS AGOTADAS?

En cuanto a la evangelización en la calle, pues… ¿Se agotaron los modelos clásicos? Esther Rodríguez es quien lo niega con más contundencia: “Nuestro ministerio como LTB es el mismo durante los últimos 30 años”. Ella coordina la organización de actividades en “parques y plazas, hacemos un festival para niños y familias, películas o conciertos por las noches”. Con ello se congrega a “cientos de personas durante 10 o 15 días y predicamos el evangelio, sencilla pero claramente”. Y considera que el modelo funciona, porque crea puentes entre la gente y las iglesias de su barrio. De esta forma, algunos empiezan a visitar una iglesia.

Jaime Fernández tampoco considera que el evangelismo en la calle sea un formato agotado. De hecho, plantearlo así podría ser una excusa para “dejar de evangelizar, como algunos han hecho”. Cree que los eventos en los que se habla del evangelio en público (conferencias, conciertos, actos deportivos…) no deben desaparecer. Son válidos “siempre que se use como un medio para que las personas lleguen a conocer al Señor” y que “cada creyente se comprometa a compartir con los que tiene cerca”. Dicho de otra forma, no basta con montar actividades, es necesario que los creyentes tengan una relación de confianza e interés real por las personas concretas (amigos, vecinos, familia) a los que invitan a una actividad en la que se comparte el evangelio.

“No creo que el evangelismo masivo sea la mejor aproximación para una gran parte de nuestra sociedad urbana”, opina en cambio Jaume Llenas. “Sin poder sentar cátedra, ya que nadie tiene todas las respuestas de la evangelización en el contexto de la postmodernidad, pero pienso que las aproximaciones personales, que se producen a lo largo de una relación personal de amplio rango, es algo que el Señor está usando en nuestro tiempo, de la misma manera que ha sido usado en todos los tiempos”. Considera que al fin y al cabo, hablar de Dios uno a uno, a través de una relación, es “el método más clásico”. Ve interesante “volver a lo básico”, y destaca que compartir el evangelio de una forma más personal “no necesita de coordinación, ni de presupuestos costosos, sino que se trata de vivir como cristiano en el lugar en el que Dios nos ha puesto”.

Dani Pujol, por su parte, pone el énfasis en las nuevas oportunidades, y se fija en el auge de internet. “Igual que existen formas innovadoras con las que difundir pornografía masiva”, dice, también las hay para enviar mensajes completamente diferentes. Una idea ahora “puede ser expuesta a 3.000 millones de personas a la vez, de forma inmediata y desde casa”. Hay que ser consciente de esto, y utilizar los nuevos canales disponibles para hablar de Dios: “Creo que la sociedad posmoderna es la sociedad más audiovisual, interactiva, impaciente y cómoda que ha existido en todas las épocas, habrá que aprovecharlo”.

RELACIONES PERSONALES VS. DISCURSO PÚBLICO

Entonces, ¿se pueden combinar las relaciones personales y la evangelización pública? Jaime Fernández cree que sí, y que antes de hablar de forma pública, es más importante hacer un primer paso, el “compartir la vida” con amigos, familiares y vecinos. Cree que el modelo que funciona es el de Jesús y su forma de contactar con la gente, así como el de las primeras comunidades cristianas de la Historia, el de “evangelizar en las casas y en los lugares donde la gente está”. Y eso incluye también “trabajo, ocio, el día a día”. Recuerda que Jesús “predicó a multitudes y habló a personas en solitario”.

Esther Rodríguez está de acuerdo en que “transmitir el evangelio por amistad es importante y una responsabilidad que Dios nos ha dado para que los que tenemos más cerca”, pero no excluye “en ninguna manera nuestra responsabilidad de llegar con el evangelio hasta lo último de la Tierra”. También mira a la iglesia del siglo primero, y reflexiona sobre “la persecución que Dios permitió para que los que iban huyendo predicaran en todas partes el evangelio”. Una cosa no quita la otra, pues. “La evangelización personal no significa que no tenemos responsabilidad de predicar el evangelio a los que están fuera de nuestra área de influencia”. Al final, la conversión de alguien a Dios “sólo es posible por la predicación del evangelio”, ya que “la fe viene por el oír, y el oír por la Palabra de Dios”.

Dani Pujol cree que no se trata de modelos de evangelización. “No hay modelo, ni libro, ni planning. El único modelo es Cristo”, opina. Considera que junto a Jesús, “algunos tuvieron la oportunidad de conocer los misterios del Reino a través de relaciones íntimas de amistad”, mientras que otros decidieron seguirle tras escucharle una “única vez que predicó desde un monte o en su paso por una de sus ciudades”. Así que se trata de compartir las buenas noticias de formas distintas, según la persona con la que hablemos. Hay que “caminar hacia Emaús con algunos y a otros, hablarles desde el Areópago”.

Jaume Llenas considera que el uso del espacio público de la sociedad debe enfocarse en “los medios de comunicación como la radio, la televisión, la prensa digital, las redes sociales, los blogs, etc”. Esto es lo que “nos hace llegar más lejos que el grupo de gente con el que pasamos un tiempo significativo a la semana”. Pero pone énfasis en que “la iglesia juega su partida en el tablero cultural en el que le ha tocado vivir”, y que este marco no lo deciden los creyentes. Así que es importante ver lo que piensa la sociedad, y reconocer que “los medios de aproximación [evangelísticos] masivos son contemplados por una parte de la sociedad como intrusivos”. Así que “aún cuando persistas en usarlos para alcanzar a esa gente que no sería alcanzada por medios personales, no se va a conseguir el objetivo”, opina, si estas personas son de un contexto posmoderno.

LA CLAVE: DEPENDER DE DIOS

“La clave, no sólo en la evangelización sino en toda la vida cristiana, es comenzar a orar y depender absolutamente de Dios”, dice Jaime Fernández. Sólo de esta forma las iglesias pueden ser “lo que Dios quiere que sean y no lo que nosotros pensamos que debe ser”. Una iglesia donde “la gente sea aceptada y amada como Dios nos acepta y nos ama a nosotros”. Para llegar a ello, hay tres elementos clave para compartir el evangelio con otros: “La oración, la compasión y el compromiso personal”. Y darse cuenta de que “cualquier creyente que ama y está entusiasmado con el Señor es imposible que esté callado”.

Para Esther Rodríguez, la base de todo es “ser valientes y transmitir el evangelio a los que no entran en nuestras iglesias, que por si se nos ha olvidado”, recuerda, “son más de 44 millones” en España. “Mi oración es que Dios nos dé un corazón compasivo con aquellos que están perdidos sin Cristo”.

Jaume Llenas reconoce que no tiene “ni siquiera muchas respuestas” sobre la evangelización en un contexto moderno, pero que lo que sí sabe es que “hay que hablar, que hay que ser explícitos” con el mensaje que se quiere comunicar, porque “Dios edifica sobre la palabra encarnada”.

Por último, Dani Pujol concluye que “es bueno recordar que, en última instancia, la evangelización jamás será plenamente una cuestión técnica, sino de poder y fe. Y eso, libera”.

Noticia Relacionada:

¿Evangelismo en la calle? El caso de Jacob Bock y su caja roja

(28-09-2010)

.

Miles de evangélicos recorren Jerusalén en marcha de solidaridad con Israel

Escrito por diarioberea 29-09-2010 en General. Comentarios (0)


 

Martes 28 de Septiembre del 2010
Iglesia
Israel 

 

JERUSALÉN, Israel (EFE) Miles de cristianos evangélicos recorrieron hoy las principales calles de Jerusalén bajo fuertes medidas de seguridad con motivo de la festividad judía de Sucot o "de los Tabernáculos", en su marcha anual de solidaridad con Israel.

La marcha, que pasó por las calles del centro urbano hasta llegar a las murallas de la ciudad vieja, comenzó en el Parque Sacker, a los pies del Parlamento israelí (Kneset), en un colorido desfile en el que proliferaban las banderas de más de cuarenta países y los cantos en distintos idiomas.

"Venimos a Jerusalén, especialmente estos días, para expresar nuestro amor y el derecho a existir del pueblo judío", dijo a Efe el pastor Héctor Pardo, director de la Embajada Cristiana Internacional en Colombia.

Para el religioso, Jerusalén "necesita de paz" para poder convertirse en "la capital de todas las naciones de la tierra, abierta a todos".

En la décimo séptima vez que participa en la marcha, Pardo manifestó que "esta es una oportunidad para festejar con el pueblo de Israel una fiesta común a ambas religiones", la de los Tabernáculos, según aparece en las Sagradas Escrituras.


Organizada por la Embajada Cristiana de Jerusalén, fundada en 1980 y que reúne a las principales iglesias evangélicas del mundo, la marcha se ha convertido en una tradición de la fiesta de los Tabernáculos, en la que los judíos conmemoran su paso por el desierto tras el Éxodo de Egipto, hace unos 3.500 años, según el relato bíblico.


La marcha de Sucot es una de las principales muestras de apoyo al Estado judío por parte de las iglesias evangélicas, y va acompañada durante toda la semana de conferencias, asambleas y excursiones por los lugares santos.

Los evangélicos aluden a un mandato del profeta Isaías para considerar una obligación "confortar al pueblo de Israel", apoyarle en los momentos de dificultad y colaborar para que todos los judíos dispersos por el mundo regresen a la Tierra Prometida.

Con ello creen que alientan "el regreso de Jesús el Mesías a la Tierra" y acercan su propia redención, explicó a Efe el pastor brasileño Antonio Fernandes Nogueira.

El apoyo espiritual se traduce a nivel político en una defensa a ultranza de las posturas de los gobiernos de Israel y de la necesidad de mantener unificada Jerusalén bajo bandera israelí, a pesar de que los palestinos reivindican la parte oriental de la ciudad.

 

"Venimos también a expresar el derecho (de Israel) a tener a Jerusalén como su capital eterna e indivisible (...) porque así lo establece la Biblia", agregó Pardo.

La popularmente conocida como "Marcha de Jerusalén" está también organizada por la Alcaldía de la ciudad y en ella tomaron parte miles de israelíes de todo el país organizados por ciudades y comités de trabajadores.

Según datos del Ministerio de Turismo, del extranjero participaron unos 7.000 evangélicos procedentes, entre otros países, de Australia, Bolivia, Canadá, Chile, Austria, India, Italia, Nigeria, Finlandia y Noruega.

Miles de evangélicos recorren Jerusalén ...


La mayor delegación, con unos 1.000 participantes, procede de Brasil y estuvo encabezada por el pastor evangélico Rene Terra Nova.

"El turismo cristiano a Israel, en todas sus corrientes y creencias, es uno de nuestros principales focos de actuación y campañas de marketing", afirma el ministro israelí de Turismo, Stas Misezhnikov, en un comunicado con motivo de la Semana Evangélica en Jerusalén.

Sede de los principales santuarios judíos y cristianos, la ciudad santa atrajo este año a más de dos millones de peregrinos de ambas religiones.

Miles de agentes policiales fueron desplegados hoy en la ciudad con motivo de las celebraciones, mientras un helicóptero seguía desde el aire el curso de la marcha.

En la última semana se han registrado diversos incidentes en Jerusalén entre residentes de la parte este y las Fuerzas de Seguridad israelíes a raíz de la muerte de un vecino palestino por disparos de un guarda de seguridad privado israelí en uno de los asentamientos judíos en la aldea de Siloé.

La tensión política es también notoria tras haber terminado el domingo la moratoria de la construcción en las colonias judías que decreto el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y el relanzamiento de la construcción por parte de los colonos pese a las protestas de los palestinos y la comunidad internacional.
 

(28-09-2010)

.

Ex-república soviética de Uzbekistán enfrenta persecución estilo comunista

Escrito por diarioberea 29-09-2010 en General. Comentarios (0)


 

Martes 28 de Septiembre del 2010
Persecuciones
Bandera de Uzbekistán Uzbekistán
 

 

 

(28-09-2010)

.

Científicos que ven a Hawking y su negación de Dios 'una falacia'

Escrito por diarioberea 29-09-2010 en General. Comentarios (0)




Martes 28 de Septiembre del 2010
Ciencia y Tecnología
España
 
 

BARCELONA, España (The Times, El País, P+D / Joel Forster, Protestantedigital.com) La ciencia ha matado a Dios, esta vez sí. Este argumento cíclico es el que volvió resonar en los medios de comunicación a principios de septiembre, cuando Stephen Hawking presentaba su nuevo libro: “The Grand Design”. El título ha creado furor en el Reino Unido entre otras cosas porque nunca este mediático científico había excluido a Dios de la ecuación de una forma tan clara. Antonio Cruz reflexiona sobre los argumentos de Hawking, y cuestiona la validez de sus conclusiones.

 

En el Reino Unido, la publicación del nuevo libro del astrofísico de Oxford creó un revuelo especial. “The Grand Design” surgía al público poco antes de que el Papa llegara a Inglaterra en su esperada visita oficial. Los tabloides ya habían sacado suficientes trapos sucios sobre la llegada del Jefe de Estado del Vaticano (costes económicos del viaje, problemas diplomáticos, críticas de varios grupos de presión), y las conclusiones de Hawking sobre Dios eran la guinda del pudding de religión, política y ciencia que se había preparado.

Más allá del amarillismo, sin embargo, el libro de Hawking ha destacado también por otro aspecto. Es el primero del autor que afirma estar en condiciones de poder demostrar que Dios ni siquiera sería necesario para el origen del universo. En sus palabras, la gran explosión inicial del universo (según la teoría del Big Bang) fue “una consecuencia inevitable” de las leyes de la física y el cosmos “se creó de la nada”. Según el catedrático de Oxford, la gravedad y las leyes de la física conducen casi irremediablemente a una “creación espontánea”, y por tanto, el hablar de Dios pasa a ser “redundante”.

Sus conclusiones han levantado una vez más, pues, la pregunta: “¿Podemos ahora enterrar científicamente a Dios?”. Richard Dawkins, el publicista del ateísmo con más facilidad por vender libros ya ha salido a celebrar la nueva teoría de Hawking, mientras que George Ellis, presidente de la Sociedad Internacional para la Ciencia y la Religión criticaba una vez más que algunos tuvieran tanta obsesión por enfrentar ciencia y fe, un dilema que es falso en su planteamiento, opina.

SI LO DICE HAWKING…

Entre las reacciones en España a la publicación del libro de Hawking, destaca la de un artículo en el diario El País, firmado por Mónica Salomone. Bajo el título “Si lo dice un científico, va a misa”, Salomone lanza algunas reflexiones sobre cómo la ciencia ha buscado su propio camino pero nunca ha dejado de dialogar (aunque lo haya intentando) con la fe. Plantea que -al contrario de lo que el nuevo ateísmo se esfuerza en demostrar-, es más que usual que los investigadores dejen abierta la puerta a la existencia de Dios en muchas áreas de la ciencia, y que una gran parte creen que religión y estudios científicos deben respetarse porque dan respuestas desde perspectivas que interactúan pese a avanzar en contextos diferentes.

Salomone recuerda también el estudio de la revista Nature, que en 1997 afirmaba que el 40% de los científicos creían en un Dios con el que se puede interactuar personalmente. El artículo también cita a José Ferreirós, catedrático de Lógica y Filosofía de la Ciencia de la Universidad de Sevilla, que considera que Dios se deja de mencionar en la ciencia por una razón puramente socio-histórica: “En época de Newton no se podía pensar en cuestiones científicas sin, tarde o temprano, llegar a la cuestión de Dios”. La cosa cambió en el siglo XIX, cuando ciencia y filosofía moderna declararon con Nietzsche la muerte de Dios.

El reportaje de Salomone, tras recolectar varias voces de científicos españoles, concluye lanzando una reflexión irónica: “¿Qué pasa cuando los científicos ocupan en la sociedad el papel de... sacerdotes? O sea: ¿Por qué lo que dice Hawking va a misa?” Y termina con la opinión de Evencio Mediavilla, investigador del Instituto de Astrofísica de Canarias: “La opinión de un científico acerca de este tema no tiene por qué ser a priori más interesante que la de cualquier otra persona. Sería infantil crear una iglesia de científicos no creyentes”.

ANTONIO CRUZ: “INTENTO DE HACER INNECESARIO A DIOS”

Sobre el nuevo libro de Hawking ha opinado también, en este magazine, Antonio Cruz, Doctor en Biología por la Universidad Autónoma de Barcelona. En “Dios, Hawking y la gravedad”, Cruz defiende que para intentar expulsar a Dios de la creación del universo, Hawking se ha visto obligado a hacerlo “desde su filosofía personal, ya que los planteamientos de la verdadera ciencia no le ayudaban en nada a ello”.

Para Cruz, las propuestas de Hawking apuntan normalmente a “confeccionar un modelo matemático de universo que haga innecesario a Dios”, y por ello el astrofísico ha intentado incluso “desacreditar la teoría del Big Bang, que requiere un acto creador inicial”.

Las teorías de Hawking, dice Cruz, “pecan de cientifismo, no hacen buena filosofía, carecen de la suficiente información teológica y, por último, se basan en una falacia”. Cree que el autor mezcla “los niveles físico y metafísico sin aclarar nunca de cuál de los dos se está hablando”.

Sobre el intento de probar el origen del universo a partir de la nada (argumento de “The Grand Design”), Antonio Cruz denuncia que se juega con facilidad con términos que varían su significado según el terreno en el que se utilicen: “Cuando se dice que en experimentos de mecánica cuántica ciertas partículas parecen salir de la nada, ¿qué se entiende por nada? ¿Es esta nada la misma nada original?”. Advierte que no es serio “mezclar deliberadamente la nada cuántica de las partículas elementales de la física con la nada primigenia metafísica a partir de la cual Dios creó el cosmos”. Es decir, “el vacío cuántico a que se refiere la física nunca será la nada ontológica de la metafísica y la teología”. Defiende que no se puede mezclar indiscriminadamente dos disciplinas diferentes: “A las preguntas de la física no se puede responder mediante soluciones metafísicas y viceversa”.

Por otro lado, argumenta Cruz, “si toda la materia del cosmos hubiera surgido de una fluctuación natural de la ley gravitacional sin necesidad de Dios, lo habría hecho siguiendo ciertas leyes que por definición serían anteriores a la materia”. La pregunta seguiría abierta, ¿de dónde habrían surgido esas leyes tan perfectas? Cree Cruz, pues, que la falacia de Hawking está en “suponer que las leyes de la física son tan perfectas que precisamente por esa perfección deben existir”. Pero “necesidad lógica no implica necesidad real o física”, y por tanto el argumento se basa en la misma lógica que en su momento intentó utilizar equivocadamente San Anselmo para demostrar la existencia de Dios.

Finaliza Cruz diciendo que “aunque el último libro de Hawking llegue a ser un éxito de ventas, sus argumentos contra la existencia de Dios ni son nuevos ni, por supuesto, determinantes”. Y que la ciencia apuntará más y más hacia la existencia de un Creador, “porque descubre que el mundo está bien hecho y que la inteligencia del hombre está también diseñada para comprenderlo”.

 

(28-09-2010)

.